balero dañado

¿Qué pasa si no cambio un balero dañado?

Para que las llantas de un automóvil giren, necesitan baleros y rodamientos. 

Un balero es un conjunto de piezas de acero unidas en un anillo de metal, llamado pista. En el centro de las llantas hay una pieza hueca de metal, llamada cubo. Los baleros encajan firmemente dentro de este cubo y se desplazan sobre un eje de metal, lo que reduce la fricción cuando la rueda gira.

También soportan todo el peso del vehículo durante la conducción, por lo que sufren mucho desgaste al pasar por carreteras en mal estado, baches, o fuerzas laterales al girar.

Al igual que con la mayoría de los componentes automotrices, los baleros eventualmente se desgastan hasta el punto de tener que reemplazarlos. 

¿Cómo saber cuándo es el momento de reemplazar los baleros de su vehículo? Presta atención a algunas de las siguientes señales de advertencia:

Rechinidos: 

El síntoma más común de un balero defectuoso es un sonido chirriante de la llanta afectada mientras conduces. Puede volverse más pronunciado durante los giros a medida que cambia el peso del automóvil y se coloca una carga diferente en la rueda. 

En algunos casos, solo escucharás un ruido en condiciones de manejo específicas (depende de dónde se esté produciendo el desgaste). Si notas un rugido en una de las ruedas, es vital que lo inspecciones lo antes posible.

Juego de ruedas: 

Si agarras la llanta por los bordes superior e inferior y la mueves hacia arriba y hacia abajo, el movimiento debería ser mínimo o inexistente. Sin embargo, si notas mucho movimiento, significa que su rodamiento está llegando al final de su vida útil.

Igualmente, el coche que se siente suelto mientras lo conduces. Al manejar el automóvil y descubrir que se siente menos receptivo o menos preciso de lo habitual. 

La dirección floja no siempre se debe a un problema con los baleros de las llantas, pero muy a menudo puede serlo.

Daño progresivo 

Una vez que un cojinete de la rueda comienza a fallar, afectará a otros componentes. Los cojinetes no permitirán que la rueda gire libremente, lo que agrava el problema. También ejerce presión y tensión sobre el cubo, la junta homocinética, el eje y la transmisión.

Rotar las llantas regularmente puede ayudar a prevenir el desgaste, pero si descubres que tiene un desgaste extremadamente desigual, lo mejor es que revisen los baleros de las llantas.

Si no reemplazas un balero dañado antes de que falle por completo, la llanta se agarrotará por completo. Si esto sucede mientras conduces, los resultados pueden ser catastróficos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación.