brazo de suspensión

Señales de que un brazo de suspensión está desgastado

El sistema de suspensión de un vehículo es el conjunto de componentes mecánicos que unen el chasis del vehículo con las llantas. El objetivo primordial de este sistema es mantener el contacto de la rueda con el terreno en todo momento, además de absorber las irregularidades y estabilizar el automóvil.

Además de soportar el peso del vehículo, el sistema de suspensión desempeña dos funciones principales: almacenar y absorber energía. Y cada una de estas dos funciones las realizan componentes distintos de la suspensión.

El brazo de suspensión, también conocido como horquilla, es uno de estos elementos que forman parte del sistema de suspensión del vehículo.

Se trata de piezas metálicas que funcionan como conexión entre dos puntos del automóvil, especificamente conectan el soporte de las llantas con la carrocería del vehículo.

Sirven para estabilizar y equilibrar la posición de las llantas con respecto al movimiento del vehículo.

¿Cómo saber que un brazo de suspensión está desgastado?

El brazo de suspensión además de soportar una gran tensión mecánica durante la frenada y la aceleración del vehículo, también está expuesto a la humedad y a la suciedad.

Por lo tanto, su funcionalidad es afectada por el envejecimiento y el desgaste. Lo que ocasiona que el brazo ya no pueda sujetar la llanta con seguridad y que tenga un mayor desgaste. Estos son algunas señales que indican que el brazo está desgastado o roto:

  • El coche está desnivelado. (el vehículo presentará un ángulo extraño en una de las ruedas o estará completamente hundido)
  • Se escucha un ruido de traqueteo al pasar un bache
  • El vehículo no circula correctamente en un carril
  • Los neumáticos se desgastan de forma irregular
  • Se oye un chirrido al girar

Mantener todos los elementos del sistema de suspensión es de gran importancia para evitar accidentes, no hacerlo es extremadamente peligroso porque además, puede dar lugar a averías más graves en otros componentes del automóvil.

Para verificar el estado del sistema de suspensión del vehículo lo mejor es realizar una prueba de circulación, con el objetivo de detectar las posibles anomalías, como golpeteos o ruidos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación.